Nota de opinión – Entre la economía dogmática y el pragmatismo la Argentina: donde tuerto es rey

Por: Dr. Luis Alberto Galvalisi – Contador Publico – Lic. en Administración – Diputado Nacional (M.C.) PDP-PRO


Nuestro país está acostumbrado a los cimbronazos y crisis desde su nacimiento solo en los últimos 100 años (podemos decir un poco más de una generación) los argentinos sufrimos más de 20 crisis de las cuales 15 fueron profundas y criticas principalmente para la clase media.
Lo lamentable y extraño es ver de quienes siempre tuvieron que tomar decisiones siempre hayan hecho exactamente lo mismo, sin contar el periodo2005/2015 donde lamentablemente los guarismos no pueden tomarse como base atento al manejo desmedido de los índices y valores que nunca reflejaron la realidad de nuestro país, ni siquiera se hicieron los ajustes para que el impacto a futuro fuera menor.
Ahora bien si analizamos la problemática como una cuestión de fondo que tenemos es la falta de Técnicos y Gobernantes que sean Estadistas es decir tener la visión de la economía política para poder aplicar las políticas económicas para llevarlas a cabo. Es decir Políticas de Estado a largo plazo en función de que estilo de país queremos. Solo tenemos Tecnócratas que se manejan dogmáticamente en función de las distintas escuelas y no ver todo el contexto, sin comprender que la economía de un país es un damero de ajedrez, donde se mueve una pieza afecta indiscutiblemente a todas las demás y por ende el damero.
Imaginemos un circulo con doce puertas y ellos siempre eligen la misma, por ende a lo largo de la historia ha sucedido siempre lo mismo, hasta es risorio escuchar algunos economistas de tendencia de izquierda que se dicen Keynesianos, quizás no sabiendo que era un Liberal Ingles. Eso sucede porque se aferran a teorías y no a situaciones críticas del momento. Dogma o Pragmatismo.
No llegan a comprender que en la historia de la economía los grandes pensadores se hicieron famosos por decisiones y teorías propias de una época y situación especial, guerras, crisis, depreciaciones y momentos precisos. Que no son aplicables en todos los casos. El más común de los casos es pensar que el Déficit fiscal solo se consigue bajando el gasto, y no es así, ese es uno de los factores pero hay más variables, como los ingresos, el sistema tributario, endeudamiento, políticas de importación y exportación, empleo entre otros.
Haremos un breve análisis de los factores que influyen en la coyuntura y la toma de decisiones
Partimos de dos factores básicos:

  • FACTORES EXOGENOS: aquellos que no dependen de decisiones tomadas por el gobierno pero que deben ser evaluados y cuantificados como:
  • Naturales – Cambio Climático – Protocolo de Kioto 11-12-1997- (sequias, inundaciones y catástrofes naturales y aquí si hacer una mención en el país o externas) estas no pueden prevenirse pero si tener en cuenta como afectarían y cuantificarlas conforme lo sucedido, Nuestro país en el 2018 sufrió sequias, e inundaciones, cuanto menos producción agropecuaria afecto tanto cuantitativa como cualitativamente. Lo mismo que el efecto de las poblaciones, y destrucción de bienes que en valores monetarios restituirlos son significativos.
  • Incidencia de los Mercados y Crisis Externas: por ejemplo en el 2018 crisis de Turquía, el conflicto comercial China –EEUU, el Betrix, como afecta a nuestra economía.
  • Medidas Económicas del Exterior, aquí pueden ser previstas caso la suba de tasa de la Reserva Federal de Estados Unidos, o posibles devaluaciones que podrían suceder en los países emergentes y potencias mundiales.
    Es decir en estos factores que influyen en nuestra economía y sociedad, algunos pueden preverse y otros no.
  • FACTORES ENDOGENOS (aquí entramos en dogmatismos y pragmatismos) estos dependen directamente con la toma de decisiones del gobierno de turno, como políticas públicas de estado,
    gasto, ingreso, endeudamiento, tributaria, empleo, comercio interno e internacional, consumo y las probabilidades de crecimiento.) aquí tenemos por ejemplo
  • Gasto: acá entran en juego la eficacia, la eficiencia, el costo de oportunidad en las decisiones, ver las prioridades en las áreas del Estado. En este punto entran en juego problemáticas que
    seguramente sucederán a mediano y largo plazo, sin tener una previsión para los mismos. Solo se toman las decisiones una vez que sucede la crisis. Como:
  • La tecnología: no podemos obviar que a mayor tecnología menor empleo. Esto es un problema a resolver atento que sin empleo, mayores conflictos sociales, menos consumo interno y por ende menor capacidad contributiva y (casi siempre el empleo a nivel mundial creció cuando el mundo sufrió conflictos bélicos y solo se tomaba mano de obra, con tecnología básica) agravado que si baja el empleo hay una redistribución del ingreso, y así baja no solo el nivel de actividad para consumo interno sino que entramos en un punto de ciclo vicioso. Sin mencionar que el principal motor es la clase media y la Argentina era el país junto a Uruguay que en la pirámide tenían mayor cantidad de personas las cuales movían la economía interna. Hoy la pregunta es en funciones básicas y obligatorias del Estado como Educación y Salud, donde muchos utilizaban el sector privado que sucedería si decidieran para equilibrar el presupuesto familiar enviar a sus hijos a escuelas públicas y comenzar a utilizar Hospitales públicos. El sistema colapsaría.
    Esto no está previsto, ni cualitativa ni cuantitativamente porque cuanto ahorra el Estado en materia Educativa y Salud de aquellos contribuyentes que concurren a instituciones privadas.
  • Aumento expectativas de vida. Mientras en la década del 50 las expectativas eran de 70 años máximo, hoy nos encontramos que la edad promedio está llegando a los 90 años. Y que una persona de 65 años todavía tiene una vida activa y productiva para aportar. Por ende el sistema Previsional debe prever esta situación. Con el agravante que a la fecha muchas personas entre 50 y 60 años que se han quedado sin trabajo no consiguen otro, creando así una nueva casta social que están excluidos del mercado laboral y tampoco pueden ingresar al sistema previsional pese a tener los años de aporte.
  • Argentina está entrando a la media de distribución de clases sociales latinoamericanas, comúnmente la clase Media total estaba entre un 45% y un 70% de la pirámide un sector de alta y baja no significativa en su totalidad. Hoy por las últimas crisis la clase Media está disminuyendo constantemente. Acá hay una variable importante que es la cantidad de habitantes respecto a la densidad poblacional, y siempre fue el motor del consumo interno pero no es igual tener 45 millones de habitantes y Brasil 210 millones. Un tema preocupante.
    Este breve análisis, demuestra que no solo se logra bajar el déficit bajando el gasto sino tomando todas las variables y conforme el objetivo que quiere el país, previendo lo que se puede y
    considerando las variables mundiales que puedan ocurrir.
    Pero criticar o cuestionar lo que no se hace es fácil por eso hay que dar también propuestas y estas deben ser Políticas de Estado con acuerdo de todos los sectores tanto políticos, sociales y
    empresariales sin personalismos y con una visión del bienestar común. Entre ellas tenemos:
  • Una reforma Tributaria de fondo y largo plazo. No que sean parches sino un esquema equitativo, progresivos y con igualdad de sacrificio, no buscando que sea fiscalista solamente, sino que sea redistributivo en el contexto socioeconómico, que promueva paulatinamente la inversión, incentive la creación de nuevos empleos y la apertura de nuevas actividades económicas dentro del equilibrio y no sobrepoblar el mercado.
  • Un acuerdo empresarial respecto los precios no puede ser que siempre pague el costo el ciudadano, si el dólar sube los productos suben al otro día, si baja se tarda una semana. Porque siempre está el costo de reposición pero no cuentan el stock que poseen. Por eso es indispensable las planillas de costos para ver realmente cual es el margen de utilidad de los productos real y así poder modificar las variables.
  • Buscar la baja de impuestos a los consumos (los cuales la mayoría el ciudadano los paga pero se terminan evadiendo), se sabe que la mayor parte de los ciudadanos de la clase media cuanto más ingreso tiene seguro los gasta, ya sea en esparcimiento, compras de bienes durables o de consumo masivo.
  • Control que los impuestos directos ya sean nacionales o subnacionales de los contribuyente no sean trasladados a los precios, como se hace actualmente.
    Tenemos que aprender toda la sociedad a ser responsables, crear un pacto de la Moncloa. Vivimos criticando y hablando de la economía pero en valores absolutos y no relativos, de la inflación del gobierno de Macri que ascendió a 38% y nos olvidamos de :Isabel Martinez de Perón 276.20% – Reynaldo Bignone 401,70% – Raúl Alfonsín 398.10% llegando en periodo 1989 se alcanzó la máxima tasa de inflación del país, La variación de precios promedio de ese año fue de 3079%, registrándose también una devaluación histórica: el tipo de cambio registró un aumento de 4771% anual con respecto al dólar.
    Además de pasar por algunas de las crisis más importantes como: El efecto Tango, Tequila, la crisis de los dragones asiáticos, el Vodka, el efecto Samba, La gran recesión 2008-2014, el rescate de Grecia, la burbuja financiera en EEUU y la financiera de los punto.com, el Betrix entre otras y ahora Turquía.
    No hemos aprendido la lección nuestra ni de los otros. Por lo expuesto es solo un grano de arena en el océano. Como decía Salvador Treber “la magnitud del gasto público y su asignación constituyen materias de controversia filosófica y política. Se trata, en esencia, de definir el rol y responsabilidad del Estado en la evaluación de la situación económica actual.

  • Dr. Luis Alberto Galvalisi
    Contador Publico – Lic. en Administración
    Diputado Nacional (M.C.) PDP-PRO
    15-3696-3335/cel 15-4946-2363
    lgalvalisi@speedy.com.ar/lgalvalisi@gmail.com